—A ver, ¿cómo se llaman las palabras que vienen de otras palabras?

Ari arruga el entrecejo en un inmenso esfuerzo mental.

—Palabras de… —le ayudo.

—¡Palabras derribadas! —contesta muy orgulloso.